¿Qué es el Cáncer Colorrectal?

El Cáncer Colorrectal es la denominación que se le da a la aparición de células anormales que comienzan a desarrollarse y formar tumores en las zonas comprendidas por el colon y/o el recto, por lo que también puede hablarse de Cáncer Colorrectal y Cáncer de recto de manera separada, dependiendo de la zona en la cual se inicia esta proliferación de células tumorales. El colon corresponde a la primera parte del intestino grueso y mide aproximadamente 1 metro y medio de largo. El recto, junto con el conducto anal, forman la última parte del intestino grueso.

El Cáncer Colorrectal puede no presentar síntomas en sus fases iniciales.

Tanto el colon como el recto forman parte del sistema digestivo a través del cual se procesan los nutrientes (como las vitaminas, los minerales, los carbohidratos, las grasas, las proteínas y el agua) y se eliminan los desechos de los alimentos que ingerimos. El Cáncer Colorrectal puede no presentar síntomas en sus fases iniciales, pero a medida que los tumores crecen y se desarrollan, pueden verse afectadas las capacidades de nuestro organismo de procesar y digerir los alimentos, así como eliminar los desechos, provocando severos problemas intestinales.

En Chile se detectan anualmente cerca de 3.500 nuevos casos de Cáncer Colorrectal y corresponde al segundo tipo de Cáncer con mayor tasa de mortalidad, luego del Cáncer gástrico en hombres y Cáncer de mama en mujeres, registrando 2.264 muertes en 2014, principalmente a causa de un diagnóstico tardío de la patología.

Infografía Colon

Estos índices han ido aumentando rápidamente en los últimos años, por los significativos cambios en los estilos de vida de la población, en donde ha crecido el consumo de carnes rojas y grasas saturadas y ha disminuido el ejercicio físico y el consumo de frutas y verduras.

Pese a esto, el Cáncer Colorrectal es uno de los tipos de Cáncer con mejor pronóstico de recuperación con un diagnóstico temprano, pues antes de la aparición de un Cáncer se suele desarrollar un pólipo en la pared del intestino, el cual puede ser extirpado antes de su crecimiento durante la realización de una colonoscopia de control preventivo, que es el examen diagnóstico recomendado para toda persona a contar de los 50.