Preguntas frecuentes

  • Cáncer Colorrectal es la denominación que se le da a la aparición de células anormales que comienzan a desarrollarse y formar tumores en las zonas comprendidas por el colon y/o el recto, por lo que también puede hablarse de Cáncer de Colon y Cáncer de Recto de manera separada, dependiendo de la zona en la cual se inicia esta proliferación de células tumorales.

    • Test de sangre oculta en deposiciones: Existen diferentes tipos de test que pueden analizar la presencia de sangre no visible en las deposiciones. Este tipo de prueba se hace porque a menudo los vasos sanguíneos más grandes de los pólipos son frágiles y se lesionan con el paso del excremento. Si el resultado es positivo el médico puede indicar la necesidad de una colonoscopía para determinar la razón del sangrado.

     

    • Colonoscopía: Es la visualización de las paredes internas del colon y el recto, usando un instrumento tubular y flexible, que cuenta con una cámara en su extremo. Es un examen exploratorio del intestino que permite detectar tanto la presencia de pólipos como Cáncer Colorrectal. Por medio de este examen se observa la estructura del colon en sí para determinar si hay áreas anormales y sus características. Los pólipos encontrados pueden removerse en el mismo procedimiento antes de que se conviertan en tumores cancerosos, por lo que estas pruebas pueden prevenir el cáncer colorrectal.
  • Es muy importante tener en cuenta que el Cáncer Colorrectal es curable si se detecta en etapas tempranas, es por esto que a las personas a partir de los 50 años se les recomienda conversar con su médico para definir la necesidad de un examen diagnóstico para descartar y/o detectar a tiempo esta grave enfermedad, aun cuando no presente señales de riesgo o síntomas.

  • Muchos casos de Cáncer Colorrectal son asintomáticos en sus etapas iniciales, sin embargo le recomendamos consultar con su médico frente a la presencia de algunas de las siguientes manifestaciones:

    • Cambios en sus hábitos intestinales (constipación, diarrea o sensación de no vaciar completamente sus intestinos).
    • Deposiciones más delgadas de lo habitual.
    • Sangre en sus deposiciones, ya sea de color rojo brillante o rojo muy oscuro.
    • Sangramiento rectal.
    • Dolores constantes por gases, hinchazón y calambres abdominales.
    • Pérdida de peso sin razón aparente.
    • Cansancio y/o fatiga excesiva.
  • En caso de tener antecedentes de Cáncer en su grupo familiar cercano, se recomienda comenzar a chequearse periódicamente al menos 10 años antes que la edad en la cual fue diagnosticado su familiar. Es decir, si su familiar fue diagnosticado a los 50 años, debe comenzar a chequearse a partir de los 40 años.

  • Es muy importante tener en cuenta que el Cáncer Colorrectal es curable si se detecta en etapas tempranas y muchas veces se presenta de forma asintomática en sus primeras fases, por lo que la recomendación inicial es incorporar un examen diagnóstico a contar de los 50 años como mecanismo de prevención, ya que durante la colonoscopia es posible remover pólipos que a futuro podrían convertirse en Cáncer Colorrectal.